política editorial sobre la revista consejo editorial guía de publicación números anteriores libro de visitas consulta ayuda


.Universidad del Valle de México :: Rectoría Institucional. Episteme No.6. Año 2, Octubre-Diciembre 2005
Dirección Institucional de Investigación e Innovación Tecnológica


..  

El papel de las emociones en la construcción
de personajes periodísticos


Gloria María Guadalupe Serrato Sánchez
UVM-San Luis Potosí

 

Resumen
El artículo analiza el proceso de construcción de personajes , tomando la emotividad del periodista en la prensa escrita como factor y el caso del Subcomandante Marcos, tras el levantamiento armado del EZLN en 1994 en México. Se empleó el método analítico descriptivo, utilizando análisis del discurso, contexto histórico, sociosemiótica y psicología, en un periodo de enero a junio de 1994 y se identificaron tópicos emotivos que demuestran que el periodista no puede dejar de lado la percepción para referirse a las fuentes informativas del texto periodístico que escribe, por lo que descartamos la objetividad total en los textos periodísticos informativos de un periódico especializado.

. . . . . . . . . . . . . . .

Introducción :: Metodología :: Análisis :: Conclusiones :: Bibliografía :: Acerca de la autora

. . . . . . . . . . . . . . .

Introducción

Para estudiar la metamorfosis de una fuente informativa en personaje, se tomó el TP (texto periodístico) que nos pudiera acercar, mediante una carga emotiva, a un ambiente propicio que fuera el regulador no sólo de la emoción como tal, sino del proceso de construcción del personaje. Ese ambiente está sostenido por un código común, emotivo, entre el personaje, el periodista y el lector.

El personaje informativo (PI) y el ambiente informativo (AI) se generan en el TP, y en éste se aprecia la trascripción emotiva que el periodista interpreta de los acontecimientos, delineando la realidad mediática (RM) y, finalmente, una realidad contextual (RC).

Se pretende retomar una línea de estudio sobre la producción periodística, que considere al periodista como un sujeto que no abandona su condición individual por el ejercicio de su profesión y que, además, es importante en la reproducción de la realidad, mediante la interpretación que haga de los acontecimientos.

Con el análisis sistemático del discurso periodístico, encontramos en la emotividad a un elemento importante en el proceso de producción de la información y que, a pesar de ser rechazado, juega un papel clave para la construcción de personajes en la prensa, de un ambiente informativo y de una realidad mediática que hace de esto un proceso continuo y complementario, dictando las pautas de percepción de determinada realidad contextual a los lectores.

Así entonces, teniendo como denominador común la emoción, contamos con tres elementos que son esenciales para la construcción de la realidad contextual y de la realidad mediática:

  • El personaje informativo,
  • El ambiente informativo y
  • El texto periodístico con base en géneros periodísticos.

Para dar soporte a lo anterior, a la construcción de la realidad a través de la prensa escrita, se revisó detenidamente la construcción de una fuente informativa en personaje. Al ser la comunicación por sí misma un proceso, involucra a otros actores o elementos que se tomaron en cuenta.

El periodismo en México se ha caracterizado por recurrir a las fuentes de información para que den cuenta de lo que sucede. Es decir, las noticias son casi siempre declaraciones o posturas de personas importantes sobre hechos y actividades del gobierno.

Esta tradición proviene, en parte, de un periodismo de principios de siglo, cuya función era eminentemente ideológica y como organizador colectivo. En México, el periodista a lo largo de la historia ha tenido el papel de intelectual orgánico (en términos de Gramsci), pues es el intermediario entre lo que dice el gobierno que hace y la sociedad.

Así entonces, a partir de los años ochenta, nacen algunos proyectos periodísticos –entre estos El Financiero–, que intentan hacer un periodismo distinto, que evite información sólo del Estado, dé una estructura descriptiva e, incluso, evite el uso excesivo de las fuentes como actores principales de los hechos.

En “El Financiero”, el nuevo estilo de transmitir los hechos lo marca como un periódico de soporte o de referencia para otros medios de comunicación y para distintos sectores de la sociedad, y no sólo para el sector económico y empresarial al que se dirige.

El periódico “El Financiero” fue uno de los actores protagónicos en los momentos clave de los cambios en México. La transformación vertiginosa que sucedió en pocos meses durante 1994 dio distintos matices a la realidad que los mexicanos habíamos contemplado para el siglo XXI.

La pauta fue el levantamiento armado del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) en el estado de Chiapas, ubicado en una de las zonas más desfavorecidas por los programas asistenciales del gobierno.

El acontecimiento, como tal, fue contundente, pero la presencia en los medios de comunicación del dirigente de los guerrilleros, el Subcomandante Marcos, aumentó su importancia, pues logró en su discurso transmitir la emoción de un pueblo indígena que ha permanecido en la marginación y el rezago.

En el caso de Chiapas y del Subcomandante Marcos, apreciamos que la mayor parte de las noticias que se publicaron en los diarios y se transmitieron en televisión y radio, contaba con una particularidad: la emoción del periodista para interpretar lo que ocurría en el sureste mexicano. Esto le hacía tomar una posición como actor en el acontecimiento y, a partir de ello, describir lo que percibía, ya no lo que veía o escuchaba, sino lo que lograba intuir de la situación.

. . . . . . . . . . . . . . .


Metodología

Uno de los intereses que se persiguen con el desarrollo de esta revisión, es poner de manifiesto que la emotividad es un factor importante en la producción periodística. Para ello, veremos tres niveles de indagación de las emociones:

Texto periodístico. Reflejo último de la emotividad.

Fuente informativa. El papel del Subcomandante Marcos como fuente informativa, en la consolidación de la emoción en el periodista y en el texto periodístico (TP) para crear el personaje y el ambiente informativo (AI).

Periodista. Aceptación de la emotividad en el TP y la creación de un código común que dan lugar al AI y a la construcción de la realidad social.

Al movernos en un terreno puramente subjetivo, resulta difícil establecer una base teórica para argumentar inferencias, decidimos tomar como base la emoción, para luego analizar el texto como discurso periodístico, pues podemos ver que es ahí en donde se localiza esa intuición, es decir, en frases o conceptos, o bien, en expresiones cotidianas del lenguaje.

Se considera entonces que la emoción es un factor esencial en la producción periodística, pero que desafortunadamente no se le reconoce como tal, por situarlo en una esfera mental relacionada a la ideología, a los sentimientos, a lo irracional.

El texto periodístico es la publicación del acontecimiento, se emplean estos términos para precisar que se hace una revisión textual del discurso, con la que pretendemos aclarar el por qué del uso de determinado lenguaje, en la elaboración de la información.

La reinterpretación que el periodista hace de la realidad que percibe emotivamente recae en el texto, por tanto, habrá un código común que nos lo refleje. Ese código tendrá que ver tanto con el periodista y el lector como con el personaje, pero, además, con el grupo social al que pertenecen.

En lo que se refiere a la fuente informativa, pretendemos advertir sobre su importancia en la elaboración y selección de lo que es de interés para el lector. En la fuente, también recae la consolidación de la emotividad en el periodista, ya que toma los elementos o características que tengan mayores repercusiones o impacto para el lector.

La fuente nos proporcionará, en una primera instancia, los mecanismos que el periodista toma para crear un ambiente informativo, que paulatinamente provoca el cambio de fuente a personaje. Pues el periodismo en México tiene su soporte en la información de declaración y opiniones de individuos, más que en situaciones o hechos concretos.

La emoción de un acontecimiento es percibida primero por el periodista, y no puede prescindir de ella para redactar la información. La emotividad es un factor clave para las noticias, al dar un valor agregado a los acontecimientos.

Ante lo cual, requiere de un código o acuerdo entre los actores del proceso comunicativo para lograr un entendimiento. Pues sólo así se podrá construir el personaje, el ambiente informativo y se reproducirá la realidad.

El lector necesita de noticias e interpretaciones de los acontecimientos que refuercen su posición frente a ellos y con respecto al grupo social del que forma parte.

Se considerará:

- Factores para el uso de determinado discurso periodístico:

a) El medio como empresa periodística
b) El sentido de pertenencia del periodista como miembro de la sociedad y
c) El contexto histórico.

  • Los géneros que se emplean: noticia y columna. Comparación entre género informativo (noticia) y género interpretativo (columna); poner de manifiesto la utilización del género híbrido.
  • Construcción de personaje y de un ambiente informativo en una realidad mediática.
  • La emoción como un factor clave para estudiar el texto periodístico.

. . . . . . . . . . . . . . .

Análisis

Nos basamos por un método pluridisciplinario, discursivo e histórico, útil para comprender en mayor medida cómo las emociones son construcciones sociales, que pueden ser estudiadas a partir de enunciaciones lingüísticas y de una realidad o contexto determinado.

Para señalar la emoción en el texto periodístico, se consideraron elementos de análisis del discurso, también se toma en cuenta el contexto o el momento histórico en el que se dan los acontecimientos, que son básicos para formular la construcción de personajes y de un ambiente informativo.

En el apartado de análisis del discurso, vemos algunos elementos para despejar las incógnitas lingüísticas, sin adentrarnos en las condiciones cognitivas del periodista, ni del lector.

Es decir, se sabe que el texto, como tal, no puede proporcionarnos toda la información necesaria para completar satisfactoriamente la investigación, por lo cual se recogen algunas consideraciones que la sociosemiótica ha desarrollado en literatura y medios de comunicación, una vez que el caso que se revisa tiene condicionantes clave en los fenómenos históricos paralelos, o bien, información de contexto, que influyeron en la construcción del ambiente informativo y en el personaje central.

La sociosemiótica intenta –siguiendo los fundamentos de la Escuela de París– estudiar los símbolos lingüísticos que se construyen en un grupo social determinado. La evolución de esta corriente desemboca en una sociosemiótica de las pasiones, que nos encamina a la revisión de las emociones aplicada al periodismo. (Rodrigo, 1991)

Consideramos las propuestas formuladas por el Dr. Miquel Rodrigo Alsina, quien recoge aspectos lingüísticos, además, el carácter del grupo social en el cual se producen y lo específico de cada situación en la que se desenvuelve el acontecimiento. Ello con una aplicación más concreta al periodismo y los medios de comunicación.

Consideramos también aquellas variables que tienen que ver con el aspecto psicológico de estos actores en la interpretación de los acontecimientos, mediante la apropiación de modelos o de guiones que emplean en la elaboración del texto periodístico, lo que nos dará la base para especular sobre el carácter emotivo del discurso.

Para el "descubrimiento" de la emotividad en los TP, se ha hecho una revisión histórica de los estudios preliminares de las emociones en psicología y sociosemiótica, lo que nos da el estado de cuenta de la emoción y el alcance que han tenido las propuestas en el campo de la comunicación.

Se realizó un cuadro que nos señala los conceptos emotivos que se emplean en los textos periodísticos. Sabemos que un esquema puede limitar las perspectivas de estudio, o bien, deja fuera muchas variables que a veces son significativas, sin embargo, es un buen elemento para dilucidar las apreciaciones que de la emoción se quiere evaluar. Se apela, entonces, a la utilidad que tiene para aclarar y ejemplificar un tema controversial como es la emoción en un texto periodístico.

El esquema dará las palabras o tópicos que emplean los periodistas en la elaboración de los textos periodísticos (TP), el significante que representa; se intentará explicar cada concepto, lo que nos facilitará determinar el ambiente informativo propicio; además, se señalará en qué género periodístico se ubicó al concepto emotivo.

Para que nos dé esa construcción del personaje y del ambiente informativo, se especificará el momento histórico de dicho concepto, de acuerdo a los tres momentos clave de los acontecimientos que hemos establecido.

Mediante el método, analítico y descriptivo, se intenta argumentar la selección de aquellos conceptos de la noticia o de la columna periodísticas que denoten emotividad.

A partir de esta selección de conceptos, se pretende encuadrar la descripción de una fuente que lo transforme en personaje y establecer un ambiente propicio en una realidad que nos es dada por los medios de comunicación, que son la referencia para la realidad contextual.

En la búsqueda de un ambiente informativo que nos advierta la emotividad, se consideran las variaciones sociales, económicas, políticas de las realidades contextual y mediática de referencia. Más aún por delimitar, el ámbito de estudio de un periódico especializado en materia de economía y finanzas.

Se tiene en cuenta el proceso cognitivo del periodista para ubicarse en una realidad específica y como miembro de un grupo social que establezca su producción de conocimiento y percepciones de los acontecimientos que se dan en esa realidad.  

Cuadro de selección de lo emotivo en el texto periodístico

Tópico o concepto

Significante de referencia

Explicación
Género
periodístico
Momento histórico

Tópico o concepto . Se seleccionan las palabras, frases, utilización de la puntuación, valoraciones, expresiones, insinuación de actitudes y de situaciones, referencias a un lenguaje que sugiera una posición frente a los acontecimientos, a veces se tratará de inferencias y otras, de afirmaciones.

Significante de referencia . Cada palabra no es puesta al azar, sino que nos remite a una situación específica que hemos vivido con anterioridad, por lo cual tiene un precedente que la sustenta; en esta parte, intentamos deducir la procedencia de los tópicos emotivos que emplea el periodista.

Explicación . Para ubicar la procedencia del concepto, lo explicaremos de acuerdo al momento histórico en que surge y la importancia de la fuente de donde proviene.

Género periodístico . La primera impresión es que cada tópico que emplea el periodista tiene un valor distinto en cada género; para saber con exactitud si puede ser determinante el género que se emplea, en esta casilla, señalamos el género en que se localiza.

Momento histórico . En cada una de las etapas que revisamos, surgen nuevos tópicos y se refuerzan otros, así delimitaremos en qué fase se localizan y en cuáles se refuerzan, o bien, se eliminan.

Material

El periódico “El Financiero” fue seleccionado por ser un diario especializado en finanzas y economía, es decir, por contar con un mercado perfectamente definido, a pesar de lo cual las secciones más importantes y con más peso en la opinión pública son las de política y sociedad.

El momento clave del conflicto armado se dio el primero de enero de 1994 y durante el primer semestre de ese año. En materia informativa existen tres momentos interesantes que configuraron la construcción del personaje y crearon un ambiente específico que reforzó la realidad mediática.

  1. A partir del lunes 3 de enero de 1994 . La movilización del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, que derivó en estallamiento armado, se dio entre el viernes 31 de diciembre de 1993 y el sábado primero de enero de 1994. Por cuestiones de tipo laboral, el primero de enero no es día hábil; las primeras noticias sobre el acontecimiento se dieron a conocer hasta el día tres, pues al ser festivo el primero de enero, las publicaciones periódicas no aparecen al día siguiente. Así, el surgimiento de un grupo subversivo al gobierno es difundido por los periódicos tres días después de los primeros enfrentamientos en el estado mexicano de Chiapas.

  2. Se generó en los meses de febrero y marzo de 1994 . Negociación de paz entre el gobierno y el movimiento armado. Hubo noticias clave que fueron configurando el ambiente informativo, pues se da el destape presidencial del candidato del partido en el poder, las controversias que ello ocasionó y su asesinato, en detrimento de la cobertura informativa que los medios dieron al conflicto chiapaneco.

  3. Se produce en los meses de noviembre y diciembre de 1994 y enero de 1995 . Finaliza el cambio de poderes del gobierno presidencial, tras una de las campañas electorales más controversiales de la historia política de México. El candidato del partido oficial (PRI), Ernesto Zedillo Ponce de León, intenta dar una solución rápida al conflicto.

El corpus de análisis comprende un año de revisión, para lo cual se hizo una selección de determinados momentos históricos del acontecimiento que supusieron mayor espacio informativo, en cada uno de los tres períodos expuestos, con lo que se pretende argumentar la configuración y posterior construcción de un personaje y de un ambiente informativo.

Se revisó el mes de enero de 1994, del día 3 al día 31. Además, los meses de febrero a mayo, que comprenden el segundo momento histórico que hemos clasificado y, para el tercero, vimos los meses de octubre a diciembre de 1994 y enero de 1995.

Examinamos las noticias que, dentro de la selección, generaron más información en la prensa escrita; las noticias más destacadas de las secciones de economía y opinión, y toda la información referente al caso de Chiapas en las secciones de sociedad y política. Así como las columnas Indicador Político, de Carlos Ramírez; Aproximaciones y reintegros, de Carlos Monsiváis; Crónica de Campaña, de Federico Arreola y Jaque Mate, de Sergio Sarmiento.

Para la revisión, se tomaron a 32 periodistas, que durante el año de análisis redactaron información en Chiapas, o bien, sobre las repercusiones que tuvo el hecho en las fuentes a las que estaban adscritos, tanto en economía como en política, sociedad y cultura. Un buen número de ellos fue enviado a cubrir los acontecimientos en Chiapas, teniendo más espacio la corresponsal Gabriela Coutiño.

Como se aprecia, no sólo se toma la información que produce el movimiento armado, sino aquella sobre política y economía que perfilan el ambiente informativo, ya no de un lector específico, pues “El Financiero” se consolida como periódico base en la construcción de la realidad.

Se consideraron, además, a un total de 12 articulistas, que pertenecen a distintos gremios del quehacer intelectual de México y del mundo, lo que da una visión de pluralidad al periódico. Hubo 8 fotógrafos que captaron aspectos del conflicto, que no se analizarán, pues no pretendemos hablar de la construcción de un personaje a partir de iconos, sino del texto periodístico.

En la revisión hecha a 168 páginas del periódico “El Financiero”, lo que representa alrededor de 500 textos periodísticos publicados de enero de 1994 a enero de 1995, se aprecia la construcción del personaje Marcos y un ambiente informativo, en el cual, el periodista plasmó la emoción que significó el desarrollo del acontecimiento en la realidad contextual y mediática.

. . . . . . . . . . . . . . .

Conclusiones

Hemos podido llegar a tres conclusiones fundamentales con respecto a los objetivos planteados:

Primero

Una fuente informativa logra una transformación en personaje periodístico cuando el periodista le atribuye valores, características, rasgos, en un marco de información donde la emotividad es el elemento clave para ello, mediante el uso de tópicos emotivos.

Como personaje, Marcos adquiere en “El Financiero” una actuación protagónica en una realidad determinada, los periodistas intentan reflejar en él la posición de la sociedad con respecto al gobierno y a las instituciones. El propósito es responder a las expectativas del lector sobre los acontecimientos, lo que espera del diario y, además, sobre lo que quiere conocer del personaje.

Advertimos que Marcos se consolidó como personaje con el uso de tópicos y frases emotivas que el periodista destacó en su información, pero además hubo condiciones históricas que facilitaron este proceso, desde los propios fines del levantamiento armado del EZLN hasta la necesidad de un sector marginado de la población por contar con una voz que lo representara.

El papel del periodista fue clave, pues distinguimos que, al recurrir a la emotividad para interpretar la realidad o aquello que percibía en los acontecimientos, nos daba muestras de su pertenencia a un grupo social, el recurrir a Marcos para dar sustento al texto reforzó y justificó esa ubicación en un colectivo.

Esto nos dice que, a pesar de que El Financiero sigue una línea editorial descriptiva e informativa, el periodista emplea los elementos que el mismo medio le proporciona (géneros periodísticos y estilo), para argumentar lo que percibe y siente del personaje y de los acontecimientos.

Segundo

Creemos que existe un ambiente informativo que, al mismo tiempo que avala la posición del periodista sobre el acontecimiento, ayuda a la caracterización del personaje.

El ambiente puede ser el contexto en el que se da el acontecimiento, pero va más allá y se circunscribe sólo al ámbito de los periodistas, de su lector continuo y de la fuente.

La suposición a la que llegamos a este respecto es que si bien el acontecimiento, el momento histórico y el periódico marcan la pauta en el desarrollo y evolución del personaje Marcos, sólo se da mediante una especie de acuerdo entre ellos, con el uso de tópicos y frases emotivas, que al emplearlas por uno u otro –periodista, fuente, lector–, se accionan y nos ubican en el terreno del que se hace referencia.

En el caso del Subcomandante Marcos, el ambiente pudo apreciarse en el estilo del periodista para interpretar lo subjetivo que el hecho o el propio Marcos le referían.

La apreciación de ese ambiente se reflejó en el modo de redacción del texto periodístico, es decir, en el uso del lenguaje cotidiano, de lo gracioso sobre el acontecimiento, del uso de datos y referencias personales del periodista. Consideramos que la misma visión emotiva de lo que dice el personaje y el acontecimiento es lo que da la estructura a un ambiente propicio que justifique el trabajo y la posición del periodista frente a otro periodista.

El caso de Marcos, al menos, proporcionó muchos elementos emotivos que nos sugieren la existencia de un ambiente que saldrá a flote cada vez que el periodista recurra a los tópicos emotivos que sustentan la sensación que Marcos y el Ejército Zapatista causan en los lectores.

Resulta difícil definir el ambiente informativo, pues es algo subjetivo, pero que bien puede localizarse en el lenguaje que emplee el periodista para referirse al EZLN, a Chiapas y al Subcomandante Marcos.

Dada la línea editorial de “El Financiero”, creíamos que una posibilidad emotiva en la redacción del acontecimiento sería poco concreta, por ello, apostar por un ambiente informativo nos da margen para señalar que es la propia perspectiva subjetiva del periodista la que le da forma.

Tercero

Gracias a la revisión hecha, logramos localizar un género periodístico distinto que dio cuenta de los acontecimientos en Chiapas y de Marcos. Lo denominamos género híbrido, y podemos definirlo como una combinación de géneros que parte de la noticia y el reportaje, pero a la vez emplea la columna y el artículo de opinión.

Acordamos con la revisión hecha sobre los géneros periodísticos, que son el soporte para que la emotividad se filtre en el texto periodístico y se refuerce en el estilo que emplee cada reportero.

Así mismo pudimos comprobar que no existe un género que escape a una interpretación emotiva de los acontecimientos y de lo que dice el personaje Marcos, para lo cual recurre al uso de los tópicos o conceptos que le indiquen emoción. Sí hay una mayor utilización de éstos cuando se redacta en género híbrido.

Especulábamos que el uso de los géneros y del estilo podría ser un obstáculo para que el periodista hiciera una descripción emotiva de los hechos en la selva chiapaneca o sobre el Ejército Zapatista o, incluso, sobre Marcos, pues en principio son los géneros los que delimitan el modo de escribir del periodista.

Sin embargo, la clasificación hecha con respecto al quehacer informativo en géneros, sólo es un marco de referencia a nivel práctico de las salas de redacción de cada periódico, que da la posibilidad al periodista de agilizar su trabajo, pero que no guía al lector, pues finalmente éste distinguirá sólo entre noticia o reportaje.

Por tanto, esta clasificación en géneros periodísticos no es una división tajante que impida al periodista interpretar los acontecimientos y percepción del personaje en tópicos emotivos.

El caso de Marcos y la guerrilla en el sureste mexicano es un claro ejemplo de que en lugar de una multiplicación de géneros (por la especialización de la información), éstos se van agrupando para el logro de un periodismo interpretativo.

Ahora bien, con respecto al género híbrido, concluimos que surge ante la evolución de ese periodismo de interpretación, que finalmente pretende dar noticias al lector, pero que a la vez refuerce sus opiniones y puntos de vista con respecto a lo que sucede a su alrededor. Sobre todo, que le ubique en el sitio mismo en el que se encuentra el periodista.

El recurso que usa el periodista para esa "transportación" es el lenguaje común y cotidiano, que refleje la emoción que el hecho o el personaje sugieren al lector.

Así entonces, el género híbrido se adecua a las necesidades informativas de El Financiero, que sabe de sus alcances como prensa de soporte o de referencia para la sociedad que lo lee. Además, permite el manejo de la emotividad mediante frases, conceptos, inferencias, deducciones, que el periodista pone de manifiesto sobre la percepción emotiva que en él ocasionan los hechos o el personaje.

Por último

La revisión hecha a El Financiero y al caso Marcos dio un giro a las suposiciones, pues se consideraba que por ser un diario especializado en economía y finanzas la información ahí contenida tenía un sentido estricto y descriptivo, lo cual localizamos que no es así, por lo menos para la coyuntura que nos dio el EZLN y el Subcomandante Marcos.

Pues en ese sentido la información publicada era una interpretación emotiva del periodista, lo cual no eliminó el rigor informativo al sustentarla en datos y nuevos hechos paralelos.

Así mismo, vimos que se rompen los esquemas o definiciones sobre los géneros periodísticos. Por ejemplo, la columna, definida como un género abierto, que permite la posición personal del periodista y que puede tomar rumores y chismes, para El Financiero es rigurosamente informativa.

Es decir, nos brinda las posiciones del periodista frente a determinados acontecimientos que toma como referencia para su texto, pero busca el soporte en los hechos comprobados en distintas fuentes informativas. La columna se refugia en la noticia para plasmar la emoción, mientras que la noticia busca referencias emotivas que le proporcione el hecho o le sugiera el personaje, para poder describir, redactar el acontecimiento.

Por tanto, llegamos a creer que el género híbrido, la noticia y la columna son los pilares que detentan al personaje Marcos, pero su consolidación y permanencia se debe al uso que el periodista realice del género híbrido.

. . . . . . . . . . . . . . .

Bibliografía

Averill, J. R. (1987). "Un enfoque constructivista de la emoción", en Psicologíade la emoción, pp. 193-237.
Bardin, Laurence (1986). El análisis de contenido. Madrid: Editorial Akal.
Barthes, Roland (1990). La aventura semiológica. Barcelona: Editorial Paidós.
Berger, P. y Luckman, T. (1984). La construcción social de la realidad. Madrid, Editorial Amorrortu.
Brown, Gillian y yule, George (1993). Análisis del Discurso. Madrid, Editorial Visor Libros.
Chomsky, N. y Herman, E. (1995). Los guardianes de la libertad. Barcelona, Editorial Grijalbo Mondadori.
Dahl, H. (1988). "La hipótesis apetitiva de las emociones: un nuevo modelo psicoanalítico de motivación", en Psicología de laemoción, pp. 239-275
Dijk, Teun A. Van (1990). La noticia como discurso. Barcelona: Editorial Paidós.
Durán de Huerta, Marta (1994). Yo, Marcos. México, Ediciones del Milenio.
Frattini Eric y Quesada, Montse (1994). La entrevista. El arte y la ciencia. Salamanca, España: Editorial Eudema. Fontanille, Jaques (1995). Sémiotique du visible. Desmondes de Lumière. Paris: Presses Universitaires de France.
García Fernández, J. L. (1992). La comunicación de las emociones. (Tesis doctoral). Madrid: Universidad Complutense de Madrid.
Grandi, Robert (Compilador) (1995). Texto y contexto en los medios de comunicación. Barcelona, Editorial Bosch.
Greimas, Algirdas Julien y Fontanille, Jaques (1991). Sémiotique des passions. Paris: Editorial Seuil.
Greimas, Algirdas, Julián (1973). En torno al sentido. Ensayos semióticos. Madrid: Fragua.
Harré, Rom (Editor) (1988). The social construction of emotions. Great Britain , Ed. Basil Blackwell.
James, William (1985). ¿Qué es una emoción? Estudios de Psicología, Núm. 21.
Jensen, K. B. y Jankowski, N. W. (Editores) (1993). Metodologías cualitativas de investigación encomunicación de masas. Barcelona: Bosch comunicación.
Lange, Fritz (1965, 4ª edición). El lenguaje del rostro. Barcelona, Editorial Luis Mirade.
Leñero, Vicente (1994). "El subcomandante se abre: lo aposté todo a la montaña; estoy viviendo de prestado y por eso escribo como loco, si no les gustan mis cartas, me vale madre", en pp. 6-15 de Proceso, Núm. 903, 21 de febrero 1994.
López, Manuel (1995). Cómo se fabrican las noticias. Barcelona: Paidós, papeles de comunicación. (1994).
Mayor, Luis (Compilador) (1988). "Una teoría atributiva de la motivación de logro y emoción", en pp. 141-187 de Psicología de la Emoción. Valencia: Editorial Promolibro.
McLuhan, Marshall (1996). Comprender los medios de comunicación: Lasextensiones del ser humano. Barcelona: Editorial Paidós.
Monsiváis, Carlos (1994). EZLN, documentos y comunicados. Ciudad de México, Editorial ERA.
Morán Torres, Esteban (1988). Géneros del periodismo de opinión. Pamplona, España: Universidad de Navarra.
Murray Turbayne, C. (1974). El mito de la metáfora. Ciudad de México, Editorial Fondo de Cultura Económica. Plutchik, R. (1988). "Emociones: una teoría general psicoevolutiva", en pp. 107-141 de Psicología de la Emoción.
Rodrigo Alsina, Miquel (1991). Los medios de comunicación ante el terrorismo. Barcelona, Editorial Icaria.
Rodrigo Alsina, Miquel (1993) "Per a una anàlisi constructivista del discurso emotiu", en Anàlisi, Núm. 15, pp. 21-29.
Rodrigo Alsina, Miquel (1993) La construcción de la noticia. Barcelona, Editorial Paidós.
Sartre, Jean Paul (1980). Bosquejo para una teoría de las emociones. Madrid, Alianza Editorial.
Wolf, Mauro (1994). Los efectos sociales de los media, Barcelona, Editorial Instrumentos Paidós.

. . . . . . . . . . . . . . .

Acerca de la autora

Gloria María Guadalupe Serrato Sánchez
Estudió la licenciatura en Ciencias de la Comunicación, en la Universidad Autónoma de San Luis Potosí. Es candidata a doctor en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma de Barcelona. Es Maestra en Ciencias de la Información con especialidad en Periodismo y, además, Maestra en Comunicación y Educación por la Universidad Autónoma de Barcelona. Cuenta con los diplomados en Educación por la UVM, en Promoción de la Salud por la UNAM y en Comunicación Social y Relaciones Públicas por la UASLP. Además se ha desempeñado como Coordinadora Regional de la Red de Comunicación en la Secretaria de Salud. Fue Jefa del Departamento de Comunicación Social en la CNIC. Fue conductora y reportera de noticias en los canales 7 y 13 de SLP, además de reportera en Grupo OIR, Noticiero RADIO MAS, Pulso, y corresponsal de los periódicos El Diario de México y de El Financiero.

..........