política editorial sobre la revista consejo editorial guía de publicación números anteriores libro de visitas consulta ayuda


.Universidad del Valle de México :: Dirección General Académica. Episteme No.3. Año 1, Enero-Marzo 2005
Dirección Institucional de Investigación e Innovación Tecnológica


..  

Una reflexión sobre
el desarrollo de la investigación en enfermería

 

Ana Laura Quintero Crispín
UVM - Campus Querétaro

 

Resumen
La investigación es, además de un procedimiento que requiere una técnica determinada, una actitud que se percibe en el profesional que se cuestiona, sorprende o preocupa por los fenómenos que circundan alrededor de su práctica, acorde a ello el presente trabajo tiene el objetivo de reflexionar en la investigación de enfermería y la importancia de incluir una línea enfocada al estudio de las relaciones humanas. Cualquier disciplina científica tiene una forma de percibir, analizar, cuantificar o cualificar los fenómenos y en el caso de la enfermería las investigaciones deben orientarse teniendo en cuenta las siguientes premisas básicas: que nuestra actividad es el cuidado, que la investigación debe estar orientada filosófica y teóricamente dentro del ámbito disciplinar y contar con un marco teórico enfermero que la guíe.

. . . . . . . . . . . . . . .

Situación actual de la investigación en enfermería :: La investigación de enfermería en México ::

Importancia de la investigación en enfermería :: El estudio de las relaciones humanas

Conclusión :: Referencias Bibliográficas :: Acerca de la autora

. . . . . . . . . . . . . . .

Situación actual de la investigación en enfermería

El proceso de construcción del conocimiento en enfermería muestra en el mundo y más aún en la Región de las Américas, una lenta y prolongada historia de “microprogresos”, hasta hace poco más de 20 años en que parece haberse desatado el “furor de la ciencia”, acompañando los cambios mundiales y la explosión científico-tecnológica. Este furor se ha visto en la investigación de enfermería en el establecimiento de líneas de estudio, de la formación de grupos de investigadores y del desarrollo teórico.

Como bien señala Gallegos [1], el inicio de la enfermería moderna se registra con Florencia Nightingale quien sustentó que ser enfermera no era sinónimo de ser mujer. Aseguró que para hacer enfermería se necesitaba conocimiento objetivo derivado de las ciencias básicas, de las reglas o procedimientos basados en principios científicos y de habilidades obtenidas por medio de la experiencia. Desde entonces y con mayor intensidad después de la Segunda Guerra Mundial, la enfermería ha pasado de un estatus de ocupación a un estatus de profesión; esto ha implicado la sustitución del uso de técnicas, por la aplicación de bases cognoscitivas, tecnológicas y estéticas como fundamento de su práctica.

En la construcción del conocimiento de enfermería, la investigación es uno de los pilares de creciente valor y dedicación. Por citar un ejemplo, en 1952, la producción de investigación en los Estados Unidos propicia la publicación de la revista Nursing Research, la primera revista oficial de las organizaciones profesionales con reportes de investigación. [2]

A partir de la década de los setenta y hasta la actualidad, la investigación en enfermería en los Estados Unidos aumenta progresivamente y se consolida como una actividad fundamental para la construcción del campo disciplinar y para el desarrollo del cuidado de enfermería: su objeto de estudio.

Por su parte, en algunos países de América Latina la investigación en enfermería con frecuencia responde a intereses personales, los grupos poblacionales a quienes van dirigidos son reducidos y los resultados no siempre son publicados y aplicados, por lo tanto el impacto sobre la práctica es limitado.

. . . . . . . . . . . . . . .

La investigación de enfermería en México

En México, los estudios de investigación en enfermería, generalmente son de diseños descriptivos o bien exploratorios, que en su mayoría responden a la obtención de algún grado académico donde una de las modalidades es la realización de una tesis. En una publicación reciente [3] se hizo un análisis de la producción científica de enfermería de 1988 al 2003, se revisaron las 251 publicaciones en ese periodo de tiempo y se encontró que más del 80 por ciento son estudios descriptivos, el 23 por ciento de las publicaciones corresponden a estudiantes de posgrado, los autores laboran principalmente en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) o en las Instituciones de Educación Superior (IES) y el 45 por ciento fue publicado en la Revista de Enfermería del IMSS o en la Revista Desarrollo Científico de Enfermería, ambas nacionales.

Los resultados anteriores son un ejemplo de la producción de investigación en enfermería en nuestro país, situación que de manera similar viven países de Latinoamérica, Centroamérica y el Caribe. No está de más reflexionar sobre la importancia de la investigación, según la recomendación del Consejo Internacional de Enfermería (CIE) [4]“Todos tenemos que participar en la reflexión crítica de los asuntos que afectan a la enfermería, tenemos que sentirnos cómodos haciendo preguntas y aplicando los hallazgos de la investigación en el cuidado de nuestros pacientes, tenemos que fomentar que todos en enfermería tenemos un rol vital en el proceso de investigación”.

. . . . . . . . . . . . . . .

Importancia de la investigación en enfermería

Podemos decir que, en general, la literatura nacional y continental coinciden en tres propósitos [5 y 6] de la investigación en enfermería. El primero es delinear las bases científicas del conocimiento para la práctica, que sirvan para construir la disciplina, de modo tal que la investigación produzca principios descriptivos, explicativos y predictivos; segundo, contribuir a una mayor eficiencia de los servicios de salud y de enfermería con el fin de asegurar la calidad y efectividad en la relación costo-beneficio y, tercero, atender las necesidades de salud, bienestar y calidad de vida de la población.

Leddy y Pepper [7] concretan estos propósitos en cinco prioridades temáticas de la investigación: conocer el proceso de enfermería en términos de relación enfermera-usuario, conocer el sistema del usuario en la enfermería (individuo, grupo, familia o comunidad); conocer la salud y los estilos de vida saludables y finalmente contribuir al sistema de servicios de salud a través de la identificación de las necesidades del usuario en relación con los servicios de enfermería.

En este sentido, el objetivo del presente documento es contribuir en el camino que ya se está formando y abrir un espacio conceptual fundamentado en la importancia del estudio de la relación humana como parte del objeto de estudio de investigación de la enfermería: los cuidados.

La investigación es una forma especializada del conocimiento y como actividad humana tiene su origen y finalidad en la vida cotidiana. Durante los procesos de socialización se aprende a manipular los objetos, a conocer el mundo y a relacionarnos con otros y con nosotros mismos. La habituación, permite vivir cada día sin tener que aprender de nuevo lo cotidiano; como el uso de cubiertos, caminar, saludar o saber qué transporte usar. La investigación no sólo es una función del quehacer profesional, sino de las personas que diariamente desean cambios para una vida fructífera y saludable. El buscar diferentes opciones para todo, vivirlas y comprobarlas, ya forma parte del inicio o cumplimiento de un deseo, de conocer y saber cómo vivir para el propio o común bienestar. [8]

El conocimiento no es sólo para los sabios, es común a todos los seres humanos y en éste se sustenta no sólo un medio de supervivencia, sino también la posibilidad de dotar de sentido la existencia humana. El conocimiento es una construcción social histórica que pasa a ser objetiva en elementos como las teorías, los modelos, las normas, las formas de expresión cultural, sentimientos y objetos de uso. Todo esto es aceptado o compartido por un grupo social como válido, es decir como verdadero, correcto o sincero. De tal manera que el conocimiento será válido cuando sea aceptado por otros como razonable, cuando tenga una utilidad efectiva en el mundo y cuando permita comprender y crear mejores formas de vida y convivencia entre los seres humanos.

Los conocimientos que definen el campo de enfermería incluyen las relaciones o interacciones humanas, individuales o en grupos en el marco de los procesos de salud y enfermedad con la finalidad de optimizar el bienestar y la calidad de vida.

El concepto de enfermería aquí planteado comprende el cuidado como el elemento que define la profesión. Por lo tanto, el cuidado es una forma de relación intencionalmente terapéutica que el profesional de enfermería realiza en interacción con las personas. Dicha relación se caracteriza por adoptar una forma de mirada “comprensiva” que busca interpretar de manera contextualizada la realidad de las personas, utilizando técnicas e instrumentos para la solución de problemas. El cuidado ha sido poco trabajado en nuestro medio y existen sólo algunas evidencias de interés científico al respecto.

. . . . . . . . . . . . . . .

El estudio de las relaciones humanas

A pesar de que la mayoría de los profesionales, docentes y estudiantes de enfermería tienen claro que el objeto de estudio es el cuidado y el sentido de acción las personas, la cotidianeidad en la práctica profesional refleja que estamos focalizados en los elementos técnico instrumental, clínico epidemiológico y administrativo. Con esto estamos definiendo nuestra relación con las personas a través de lo técnico, lo epidemiológico y lo administrativo y se subestima la relación humana.

En el elemento técnico instrumental, se encuentran una gran diversidad de estudios orientados, generalmente desde un concepto de investigación científica, a definir la eficacia, la eficiencia o la efectividad de los procedimientos realizados, teniendo como criterios de evaluación parámetros fisiológicos (signos vitales somatometría, etc.). Este tipo de estudios ha generado avances importantes en la forma de realizar procedimientos y de utilizar la tecnología sin embargo, queda diluida la forma en que la persona piensa, siente y desea con respecto al uso de tecnología o procedimientos.

Los elementos clínico y epidemiológico, representan un terreno fructífero de investigaciones para todas las profesiones de la salud, pues su interés se enfoca en el proceso salud-enfermedad, en la prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades. De igual forma son elementos importantes para enfermería, no obstante, si se mira sólo la enfermedad, la interacción con las personas se limita a factores de riesgo, signos, síntomas y cumplimiento de acciones preventivas o de tratamiento. El resultado son dos personas que se encuentran “atrapadas en una situación común pero no recíproca” [9]

El último elemento, el administrativo, contempla aspectos organizativos, de funcionalidad y de manejo de recursos. La finalidad de estos estudios se centra en indicadores tales como mortalidad, morbilidad, calidad, cobertura, pertinencia y eficiencia, entre otros. Por tanto, los actores no son personas sino procesos. Sin embargo, la administración en salud recupera un espacio al asociar la relación de las personas con los servicios de salud, pero continúa dejando un vacío en la relación enfermera-persona.

Adela Coritina [10] caracteriza a la salud como “la capacidad de posesión y apropiación del propio cuerpo, es decir, cultura del cuerpo” y concluye “si la salud es capacidad de posesión y apropiación del cuerpo, está vedada toda intervención en el que no cuente con la voluntad del sujeto autónomo”.

Al contrastar la breve descripción de los tres elementos técnico instrumental, clínico-epidemiológico y administrativo con el concepto anterior, surgen las siguientes preguntas: ¿Cómo pensar y hacer realidad la voz del otro, paciente, cliente o comunidad en modelos de intervención en el área de la salud?, ¿Cómo crear espacios reales de participación en los que el paciente como sujeto autónomo pueda ser interlocutor en todo lo que le afecta?, ¿Cómo vincular el problema de la investigación y el conocimiento con la dimensión ética en el campo de la salud?.

La investigación científica tradicional [11] se orienta a conocer un mundo de objetos, como los instrumentos, procesos, enfermedades, técnicas, modelos y organizaciones y allí tiene su campo de acción. Pero en el aspecto social, en la interacción humana, en la comunicación, la ciencia no debe perder su capacidad objetiva, por el contrario la voz del sujeto debe convertirse en datos objetivos. Es necesario incluir en las líneas de investigación en enfermería una que permita construir conocimiento válido desde la realidad de las personas, que finalmente son quienes reciben el cuidado de enfermería.

. . . . . . . . . . . . . . .

Conclusión

La propuesta es explorar un campo de investigación no necesariamente experimental, pero si lo suficientemente válido para dejar la posición dogmática de poseer la verdad técnica y pasar a la investigación sobre el bienestar, la calidad de vida y mejores formas de vida de los seres humanos.

Si el objeto de estudio de la enfermería son los cuidados, entonces “la investigación no ocurre por suerte…es una opción”. [12]

. . . . . . . . . . . . . . .

Referencias bibliográficas

[1] Gallegos, E. (2001). Fundamentos filosóficos y éticos en la construcción del conocimiento de enfermería. (Ponencia). VI Conferencia Iberoamericana de Educación en Enfermería. Puebla, Puebla.
[2] Fortin, M.F. (1999). El proceso de investigación: de la concepción a la realización. Mc Graw Hill Interamericana. México.

[3] Palazuelos, C. (2004). Reporte de producción científica en enfermería 1988-2003. Coordinación Central de Investigación en Enfermería. IMSS. México.
[4] Stallknecht, K. (2001). Hacia el fortalecimiento de la enfermería. VII Coloquio Panamericano de Enfermería. Colombia.
[5] Garzón, N. (1988). Investigación en enfermería: Orientaciones internacionales. ACOFAEN, OPS. Primer Coloquio Panamericano en Enfermería. Bogotá, Colombia.
[6] Manfredi, M. (1988). La investigación como componente de liderazgo. ACOFAEN, OPS. Primer Coloquio Panamericano en Enfermería. Bogotá, Colombia.
[7] Leddy, S & Pepper, J. (1989). Bases conceptuales de enfermería. Organización Panamericana de Salud. Washington, D.C.
[8] Salazar, E. (1999). “La investigación desde el deseo-utilidad y vida”. Revista Investigación en Enfermería. Colombia. 1(1): 19-23.
[9] Foucault, M. (1963). El nacimiento de la clínica. Siglo XXI Editores. México.
[10] Cortina, A. (1991). Etica comunicativa. Enciclopedia iberoamericana de filosofía. Tomo II. Trotta. España.

[11] Polit, D. & Hungler (2000). Investigación científica en ciencias de la salud. Mc Graw Hill- Interamericana. México.
[12] Kérouac, S. et al (2000). El pensamiento enfermero. Masson. Universidad de Montreal. Canadá.

. . . . . . . . . . . . . . .

Acerca de la autora

Mtra. Ana Laura Quintero Crispín
Licenciada en Enfermería egresada de la UANL y Maestría en Enfermería con Especialidad en Salud Comunitaria, por la misma universidad. Se ha desempeñado como enfermera en Instituciones del Sector Salud, Público y Privado y como Docente y Auxiliar de Investigación en la UANL. En la Facultad de Enfermería de la UAQ, coordinó el proyecto de creación de la Maestría en Ciencias de Enfermería, de la Especialidad en Salud Laboral, y fue Jefe de Posgrado e Investigación. Co-director de un Consorcio Cooperativo Cultural Estados Unidos-Canadá-México para la Movilidad estudiantil de enfermería. Autor y coautor de diferentes artículos científicos en revistas nacionales y extranjeras. En el año 2000, fue nombrada experto en Evaluación Curricular por la Secretaría de Relaciones Exteriores de México y por la Agencia de Cooperación Internacional del Japón para la educación en enfermería en Centroamérica. Actualmente participa como Coordinadora de los programas académicos de Enfermería y Admón. de la Salud y Fisioterapia en la Universidad del Valle de México, Campus Querétaro.