política editorial sobre la revista consejo editorial guía de publicación números anteriores libro de visitas consulta ayuda


.Universidad del Valle de México :: Rectoría Institucional. Episteme No. 11. Año 3, abril - septiembre 2007
Dirección Institucional de Investigación e Innovación Tecnológica

..  

Principios clásicos de la Administración:
hacia el enfoque normativo y prescriptivo
de la teoría administrativa


Héctor Francisco Macías Díaz
UVM-San Ángel

 

Resumen
El propósito del presente artículo es hacer una exposición, análisis y comparación de los principios clásicos de la administración, vertidos por siete de los principales exponentes y precursores de la teoría administrativa. El método seguido es un estudio teórico que, entre sus principales resultados, destaca las contribuciones más significativas a la ciencia de la administración.

. . . . . . . . . . . . . . .

Introducción :: ¿Qué es un principio? :: Teorías de la Administración

Conclusiones :: Bibliografía :: Acerca del autor

. . . . . . . . . . . . . . .

Introducción 

En los albores del Siglo XX y como consecuencia de la revolución industrial, surgió un movimiento que más adelante se le llamaría el enfoque clásico de la administración. Dicho movimiento estuvo constituido básicamente por dos corrientes: 1) La escuela de la administración científica, desarrollada en los Estados Unidos, a partir de los trabajos de Frederick W. Taylor, Henry Lawrence Gantt, Harrinton Emerson y Henry Ford, entre otros; y 2) La corriente de los atomistas y fisiologistas de la organización, también conocida como escuela clásica desarrollada en Francia a partir de los trabajos de Henri Fayol, James D. Mooney y Lyndall F. Urwick, entre otros.

El panorama industrial del inicio de este siglo tenía todas las características y elementos para poder inspirar una ciencia de la administración: una variedad inmensa de empresas, con tamaños altamente diferenciados, problemas de bajo rendimiento de las máquinas utilizadas, desperdicio, insatisfacción generalizada de los trabajadores, competencia intensa pero con tendencias poco definidas, etc. A partir de lo anterior, los autores clásicos pretendieron desarrollar una ciencia de la administración cuyos principios, en sustitución de las leyes científicas, pudiesen ser aplicados para resolver los problemas de la organización.

En este sentido, la preocupación por racionalizar, estandarizar y establecer normas de conducta al administrador condujo a la mayoría de los autores clásicos a formular sus principios, los cuales deberían ser aplicados a todas las situaciones posibles de la empresa, lo que hizo de la incipiente administración una ciencia normativa y prescriptiva que pretendía ser una especie de recetario para el proceder del administrador respecto a determinadas situaciones.

Cada autor buscó establecer sus propios principios de la administración. Entre sus conceptos existieron tanto coincidencias como discrepancias, por lo que en el presente artículo se analizaran los referentes a los autores más representativos del enfoque clásico de la administración con el objeto de determinar su validez en la actualidad.

. . . . . . . . . . . . . . .

¿Qué es un principio?

La palabra principio deriva del latín y significa el primer instante de una cosa, también suele entenderse al principio como la razón fundamental sobre la cual se procede discurriendo en cualquier materia. Algunos más lo definen como la idea o máxima particular que sirve para que uno se rija; para otros es la verdad fundamental, o que en un momento determinado se considera como tal, que explica las relaciones entre dos o más variables, por lo general una independiente y otra dependiente. En esta última concepción es en donde se encuentran ubicados los principios de la administración ya que son las ideas o verdades fundamentales a partir de las cuales se rige la administración.

En este sentido, el principio es una declaración o verdad fundamental que proporciona una guía para el pensamiento o la acción; de tal forma que esta afirmación nos dice qué resultados se esperan cuando se aplica el principio.

Lo que se busca con la utilización de los principios es que el administrador sea capaz de lograr con mayor facilidad sus objetivos evitando cometer errores fundamentales en sus actividades.

Los principios que presentaremos en este artículo han sido formulados por los autores que se citan a partir de años de experiencia en organizaciones tanto públicas como privadas y son hipótesis de trabajo que aunque no tienen una rigurosa comprobación científica han sido aceptados y utilizados en un muchas organizaciones. En la medida que se desarrollen investigaciones profundas, surgirán nuevos principios, se modificarán otros y algunos serán descartados como verdaderamente representativos de la práctica de la administración actual.

Según Terry & Franklin los buenos principios deben ser:

•  Prácticas que pueden ser aplicadas en casi cualquier momento de la vida de la organización y que serán apropiados.
•  Pertinentes a las formas generales de la estructura organizacional.
•  Congruentes para conjuntos de circunstancias similares en que se presentarán resultados similares.
•  Flexibles para la adaptación a las condiciones particulares de la organización.

La aplicación de los principios de administración tiene la finalidad de facilitar el trabajo administrativo, su uso busca simplificar la toma de decisiones de los administradores. Además, la lectura de los principios de administración provee valiosas orientaciones y bases de meditación a toda persona interesada en los procesos administrativos.

No obstante lo anterior, debido a su naturaleza, los principios administrativos no tienen la exactitud de los principios de la física. En este sentido, la formulación de los principios administrativos se ha dirigido no tanto hacia propósitos exclusivos de la investigación, sino que más bien hacia la aplicación práctica del conocimiento obtenido en un reducido número de casos.

. . . . . . . . . . . . . . .

Teorías de la Administración

Principios de la Gerencia Científica de Taylor

Frederick Winslow Taylor (1856-1912) ingeniero de Filadelfia ha sido considerado por muchos “el padre de la administración científica” debido a sus trabajos sobre el desarrollo inicial de la administración. Sus principales estudios se enfocaron a conocer los problemas y actitudes de los trabajadores para aumentar la eficiencia en la producción. En sus principios se reafirma el uso de la ciencia, la cooperación en el grupo, el logro de la producción máxima y el desarrollo de los trabajadores.

En sus trabajos, Taylor hizo énfasis sobre la importancia de los principios administrativos que deben regir en toda organización, dichos principios, según él, se basan en el enfoque científico de la administración.

En el cuadro que se presenta a continuación, se muestra un resumen de los principios de la gerencia científica formulados por Taylor, los cuales a pesar de haberse publicado hace más de 85 años no se encuentran muy alejados de las creencias fundamentales del administrador moderno.

•  Principio de planteamiento: sustituir en el trabajo el criterio individual del operario, la improvisación y la actuación empírico-práctica, por los métodos basados en procedimientos científicos. Sustituir la improvisación por la ciencia, mediante la planeación del método.

•  Principio de la preparación: seleccionar científicamente a los trabajadores de acuerdo con sus aptitudes y prepararlos, entrenarlos, para producir más y mejor, de acuerdo con el método planeado. Además de la preparación de la mano de obra, preparar también las máquinas y equipos de producción, como también la distribución física y la disposición racional de las herramientas y materiales.

•  Principio de control: controlar el trabajo para certificar que está siendo ejecutado de acuerdo con las normas establecidas y según el plan previsto. La gerencia debe cooperar con los trabajadores para que la ejecución sea lo mejor posible.

•  Principio de la Ejecución: distribuir distintamente las atribuciones y las responsabilidades, para que la ejecución del trabajo sea disciplinada.

Los principios arriba mencionados tuvieron por objeto hacer una distinción precisa de lo que es la gerencia científica, en oposición a la simple gerencia sistematizada. Además de ellos, Taylor enunció en forma dispersa a lo largo de su obra algunos mecanismos o reglas fundamentales que se pueden establecer también en forma de principios, los cuales se presentan a continuación.

•  Estudiar el trabajo de los operarios, descomponerlo en sus movimientos elementales y cronometrarlo para, después de un análisis cuidadoso, eliminar o reducir los movimientos inútiles y perfeccionar y racionalizar los movimientos útiles.

•  Estudiar cada trabajo antes de fijar el modo como deberá ser ejecutado.

•  Seleccionar científicamente a los trabajadores de acuerdo con las tareas que le sean atribuidas.

•  Dar a los trabajadores instrucciones técnicas sobre el modo de trabajar, o sea, entrenarlos adecuadamente.

•  Separar las funciones de planeación de las de ejecución, dándoles atribuciones precisas y delimitadas.

•  Especificar y entrenar a los trabajadores, tanto en la planeación y control del trabajo como en su ejecución.

•  Preparar la producción, o sea, planearla y establecer premios e incentivos para cuando fueren alcanzados los estándares establecidos, también como otros premios e incentivos mayores para cuando los patrones fueren superados.

•  Estandarizar los utensilios, los materiales, la maquinaria, el equipo, los métodos y los procesos de trabajo a ser utilizados.

•  Dividir proporcionalmente entre la empresa, los accionistas, los trabajadores y los consumidores las ventajas que resultan del aumento de la producción proporcionado por la racionalización.

•  Controlar la ejecución del trabajo, para mantenerlo en los niveles deseados, perfeccionarlo, corregirlo y premiarlo.

•  Clasificar de forma práctica y simple los equipos, procesos y materiales a ser empleados o producidos, de forma que sea fácil su manejo y uso .

Principios de la gerencia industrial de Gantt

Henry L. Gantt (1861-1919) ingeniero mecánico, fue contemporáneo de Taylor y colaboró con él en la Midvale Steel Company en 1887. Lo acompañó en sus diversos trabajos hasta 1901, cuando creó su propia empresa dedicada a la consultoría en aspectos relacionados con la ingeniería. Sus trabajos se enfocaron a la necesidad de desarrollar una mutualidad de intereses entre la administración y los trabajadores mediante una cooperación armónica.

A pesar de sus grandes similitudes con los conceptos e ideales de Taylor difería de él por ser más humanista, en especial por su simpatía por los poco privilegiados, y en su compulsión de medir a la democracia por la oportunidad que ofrecía a todos los individuos. Producto de estas dos influencias surgieron dos conceptos, el humanismo y la bonificación por tarea.

Aunque quizá haya sido mejor conocido por su desarrollo de métodos gráficos para establecer programas de trabajo y hacer posible un mejor control administrativo, Gantt realizó valiosas aportaciones a la administración en donde destaca su interés por los principios administrativos para la creación, mantenimiento y operación de una empresa industrial.

Los principios que se presentan en el cuadro siguiente, han sido extraídos de sus obras Wages and Profits y Industrial Leadership.

Igualdad de oportunidades en la selección de dirigentes: la eficiencia de una organización está en proporción directa con la eficacia en la introducción del método de igualdad de oportunidad en la selección de sus dirigentes.

Autoridad inherente a la responsabilidad: la autoridad para emitir una orden lleva implícita la responsabilidad de que dicha orden se ejecute con propiedad.

Autoridad intrínseca: controlar el trabajo para certificar que el mismo está siendo ejecutado de acuerdo con las normas establecidas y según el plan previsto. La gerencia debe cooperar con los trabajadores para que la ejecución sea la mejor posible.

Política sabia y buena gerencia, mejor que excelente instalación y equipo perfecto : una política prudente tiene más valor que una excelente instalación y una buena gerencia es de más valor que un equipo perfecto.

Decisiones basadas en hechos y no en opiniones : no existe ningún derecho moral a decidir como materia de opinión aquello que puede ser determinado como materia de hecho.

• Acción basada en hechos: toda acción basada en una opinión pierde valor si compite con cualquier acción basada en hechos.

Además de los principios arriba expuestos, Gantt estableció una serie de mecanismos para ser utilizados en cualquier organización industrial los cuales se refieren básicamente a métodos y tiempos de trabajo; operaciones y costos; jefatura; relaciones con los trabajadores, y salarios.

Principios de eficiencia de Emerson

Harrington Emerson (1853-1931) ingeniero y uno de los principales auxiliares de Taylor buscó simplificar los métodos de estudios y de trabajo de su maestro. Fue el hombre que popularizó la administración científica y desarrolló los primeros trabajos sobre selección y entrenamiento de los empleados. Los principios de rendimiento formulados por Emerson se describen en su libro The Twelve Principles of Efficiency siendo los siguientes:

•  Ideales claramente definidos: se deben formular los objetivos de la organización y darlos a conocer a todas las personas que trabajen en ellos.

•  Sentido común: utilizando el sentido común, el gerente deberá, con base en sus ideales, investigar los problemas en forma global a modo de poderlos a ver en su integridad y hacerse de buenos consejos.

•  Consejo competente: el gerente deberá contar con un consejo calificado, en todo tiempo y lugar en que se encuentre.

•  Disciplina: debe existir un apego estricto a los reglamentos.

•  Trato justo: en esencia, esto requiere de cuatro cualidades gerenciales; comprensión, imaginación, honestidad y justicia social en el trabajo.

•  Registros confiables, oportunos, adecuados y permanentes : los registros proporcionan las bases para la toma de decisiones, por lo que se deben mantener registros precisos, inmediatos y adecuados.

•  Expedición: las organizaciones deben formular técnicas eficaces de plazos y control de la producción.

•  Normas y programas: Debe existir un método y una agenda para la ejecución de las tareas. Esto se puede lograr mediante estudios de tiempos y movimientos, establecimiento de normas de trabajo y ubicación adecuada de cada trabajador en las tareas que han de realizarse.

•  Condiciones estandarizadas: la estandarización de condiciones reducirá el desperdicio, mediante la preservación del esfuerzo y el dinero.

•  Operaciones estandarizadas: La estandarización de operaciones, en todo tiempo y lugar posibles, elevará grandemente la eficiencia.

•  Instrucciones escritas sobre prácticas estándares: las instrucciones escritas sobre operaciones estandarizadas, que se actualicen constantemente, pueden dar por resultado un avance rápido hacia el objetivo.

•  Recompensa a la eficiencia: la eficiencia debe recompensarse, por lo que se deben fijar incentivos al mayor rendimiento a la eficiencia.

Emerson se anticipó a la administración por objetivos que propondría Peter Drucker en la década de los años 60.

Principios básicos de Ford

Henry Ford (1863-1947) ha sido quizá el más conocido de todos los precursores de la administración moderna, aunque algunos autores lo consideren parte de la escuela de la administración científica por haber incluido sus principios.

Inició su brillante carrera como un simple mecánico, llegando posteriormente a ser ingeniero-jefe de fábrica. En 1899, junto con algunos colaboradores, fundó su primera fábrica de automóviles que poco después fue cerrada. Continuó sus proyectos sin desanimarse hasta que consiguió financiamiento para crear Ford Motor Co., fabricando un modelo de carro a precios populares, dentro de un plan de ventas y de asistencia técnica de gran alcance, revolucionando de esta forma la estrategia comercial de esa época.

Ford hizo una de las mayores fortunas del mundo gracias al constante perfeccionamiento de sus métodos y procesos. A través de la racionalización de la producción, creó la línea de montaje, lo que le permitió la producción en serie, esto es, el moderno método que permite fabricar grandes cantidades de un producto determinado estandarizado.

Henry Ford adoptó básicamente tres principios, los cuales se presentan en su obra My Life and Work los cuales se describen a continuación:

• Principio de intensificación: consiste en disminuir el tiempo de producción con el empleo inmediato de los equipos y de la materia prima y la rápida colocación del producto en el mercado.

• Principio de la economicidad: consiste en reducir al mínimo el volumen de materia prima en transformación. Por medio de este principio, Ford consigue hacer que el tractor o el automóvil fuesen pagados en su empresa antes de vencido el plazo de pago de la materia prima adquirida, así como el pago de salarios. La velocidad de producción debe ser rápida. Dice Ford en su libro El mineral sale de la mina el sábado y es entregado en forma de carro, al consumidor, el martes por la tarde .

• Principio de la productividad: consiste en aumentar la capacidad de producción del hombre en el mismo período (productividad) mediante la especialización y la línea de montaje. Así, el operario puede ganar más, en un mismo período de tiempo, y el empresario tener mayor producción.

Ford fue uno de los introductores de la producción en serie a través de la estandarización de la maquinaria y del equipo, de la mano de obra y de las materias primas y consecuentemente, de los productos. Fue también uno de los primeros hombres de empresa en utilizar incentivos no salariales para sus empleados. En el área de mercadotecnia implantó la asistencia técnica, el sistema de concesionarios y una inteligente política de precios.

Principios Universales de Fayol

Henry Fayol (1841-1925), ha sido considerado como el fundador de la teoría clásica de la administración. Consideraba que la administración era una actividad común a todas las empresas humanas, ya fuera en la casa, los negocios o el gobierno.

También decía que todas estas empresas requerían un cierto grado de planificación, organización, dirección, coordinación y control. Él creía que un conocimiento general de ésta beneficiaría a todo el mundo y, por tanto, debería ser enseñada en escuelas y universidades. En su época no había una teoría completa de la administración que fuera aceptable en los círculos académicos. Para solucionar este problema, presentó su propia teoría de la administración que podría servir como modelo de instrucción.

La teoría administrativa de Fayol incluye principios, elementos, procedimientos y técnicas probadas con base en su experiencia práctica. En cuanto a sus principios, Fayol consideraba que éstos deberían ser flexibles y utilizados con independencia de las condiciones cambiantes y especiales. Fayol enumeró catorce en su libro General and Industrial Mangement , los cuales se resumen a continuación:

•  División del trabajo: consiste en la especialización de las tareas y de las personas para aumentar la eficiencia.

•  Autoridad y responsabilidad: la autoridad es el derecho de dar órdenes y el poder de esperar obediencia; la responsabilidad es una consecuencia natural de la autoridad. Ambas deben estar equilibradas entre sí.

•  Disciplina: es el respecto por acuerdos que se dirigen a obtener obediencia, aplicación, energía y las características exteriores de respeto.

•  Unidad de mando: cada empleado debe recibir órdenes de un sólo superior. Es el principio de autoridad única.

•  Unidad de dirección: una cabeza y un plan para cada grupo de actividades que tengan un mismo objetivo.

•  Subordinación de los intereses individuales a los intereses gerenciales: los intereses generales deben sobreponerse a los intereses particulares.

•  Remuneración del personal: debe haber una justa y garantizada satisfacción para los empleados y para la organización en términos de retribución.

•  Centralización: se refiere a la concentración de la autoridad en la alta jerarquía de la organización.

•  Cadena escalar o jerarquía: es la línea de autoridad que va del escalón más alto al más bajo. Es el principio de mando.

•  Orden: un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar. Es el orden materia y humano.

•  Equidad: amabilidad y justicia para alcanzar la lealtad del personal.

•  Estabilidad y permanencia del personal: la rotación tiene un impacto negativo sobre la eficiencia de la organización. Cuanto más permanezca una persona en un cargo, es mejor.

•  Iniciativa: la capacidad de visualizar un plan y de asegurar su éxito.

•  Espíritu de equipo: la armonía y la unión entre las personas constituyen grandes fuerzas para la organización.

Principios de organización de Mooney

James D. Mooney ha sido un autor rara vez mencionado en los textos sobre administración, sin embargo ha pasado su vida realizando estudio sobre organización y dirección de empresas. Estuvo asociado a la General Motors Corporation por 25 años, durante los cuales fue miembro de la junta de directores y de los comités ejecutivos, de ingeniería y de administración. En 1940 fue nombrado presidente de la corporación, especialmente autorizado para convertir las instalaciones de la empresa destinadas a la producción de carros y camiones, en instalaciones para fabricar aviones, tanques y municiones.

En 1931, Mooney escribió en compañía de Allan C. Reiley una obra clásica de la administración titulada "Onwars Industry", que trata sobre la naturaleza y desarrollo de la organización.

Mooney concibió la idea de que los principios de organización empleados por todos los grandes líderes a través de la historia, eran seguramente los mismos; por tanto, se dedicó a investigar en toda la literatura disponible, leyendo en sus fuentes sobre líderes tales como Alejandro el Grande, Julio Cesar y Aristóteles. En 1947 publicó su libro The Principles of Organization, en donde se trata lo referente a la teoría clásica, complementando el trabajo de Fayol y agregándole una nueva dimensión.

La experiencia personal de Mooney lo condujo a pensar que existían leyes naturales de la organización, a estas leyes les llamo principios, los cuales trata de describir por medio de la lógica y se resumen a continuación:

•  Principio de coordinación: la coordinación es la razón fundamental para organizar, pues es el arreglo del esfuerzo de un grupo para proveer la unidad de acción en la consecución de un propósito común. Este principio incluye a la autoridad, el servicio mutuo (mutualidad de intereses), la doctrina (entendimiento mutuo) y la disciplina (para garantizar la eficiencia en la organización).

•  Principio de escala: El principio de escala es el mismo que, en organización, se conoce con el nombre de jerarquía. Se refiere a la línea de autoridad que va desde el nivel más alto al más bajo de la organización. Este principio incluye al liderazgo (espíritu de la coordinación), la delegación y a la definición precisa de funciones.

•  Principio de funcionalismo: se refiere a que en todas las organizaciones deben haber ciertas funciones que determinen su objetivo, otras que la muevan hacia el logro y otras más que favorezcan la toma de decisiones interpretativas de acuerdo con las reglas previamente establecidas. En este sentido, se debe hacer una distinción entre las diversas clases de deberes.

•  Principio de asesoría del funcionamiento: se refiere al servicio o asesoría que debe existir para el que toma las decisiones en la organización.

Principios Administrativos de Urwick

Lydall F. Urwick nació en Inglaterra y realizó sus estudios en Oxford. Ha editado una gran cantidad de libros, pero su obra The Elements of Administration, escrita en 1943, es de primordial importancia para los estudiosos del pensamiento administrativo.

Urwick no es considerado como innovador en el área administrativa como lo fueron Taylor y Fayol, pero ha contribuido a la misma a través de la consolidación de los principios desarrollados por otros autores. Su obra procuró divulgar los puntos de vista de los autores clásicos de su época. Cuatro principios de administración fueron propuestos por él.

•  Principio de la especialización: una persona debe realizar una sola función en cuanto fuere posible

•  lo que determina una división especializada del trabajo. Este principio da origen a la organización de línea

•  a la staff

•  y a la funcional. La coordinación de las especialidades

•  según Urwick

•  debe ser efectuada por especialistas de staff.

•  Principio de autoridad: debe haber una línea de autoridad claramente definida

•  conocida y reconocida por todos

•  desde la cima de la organización hasta cada individuo base.

•  Principio de la amplitud administrativa: este principio ( span of control ) destaca que cada superior no debe tener más que un cierto número de subordinados. El superior no tiene sólo personas para supervisarlas sino también

•  y principalmente

•  las relaciones entre las personas que supervisan. El número óptimo de subordinados que cada superior puede tener varía enormemente según el nivel de los cargos y la naturaleza de los mismos.

•  Principio de la definición: los deberes

•  autoridad y responsabilidad de cada cargo y sus relaciones con los otros cargos deben ser definidos por escrito y comunicados a todos.

. . . . . . . . . . . . . . .

Conclusiones

Muchos son los autores que han contribuido al desarrollo del pensamiento administrativo formulando los que consideran principios generales de la administración . En el presente artículo se mostró una síntesis de los principios administrativos de Frederick W. Taylor, Henry Lawrence Gantt, Harrington Emerson, Henry Ford, Henry Fayol, James D. Mooney y Lyndall F. Urwick, quienes a juicio del autor han sido los personajes de la corriente clásica de la administración que más aportaron al establecimiento de procedimientos universales para ser aplicados en cualquier tipo de organización o empresa.

Los siete personajes que presentamos en este artículo, han hecho significativas contribuciones a la naciente ciencia administrativa, cada uno de ellos vivió durante los años formativos de la administración y tuvo un gran impacto en el pensamiento de su época.

La preocupación de Taylor era el mejoramiento de la productividad mediante la aplicación del método científico, sin embargo la utilización indiscriminada de sus principios dio como resultado la protesta airada por parte de los trabajadores y el desarrollo de mayor sindicalismo como defensa contra la explotación a que eran sometidos por los empresarios.

En efecto, aplicando con rigor los principios de Taylor, se alcanzaron niveles increíblemente altos de productividad; pero si no se toma en cuenta la naturaleza humana, dicha productividad se obtiene en perjuicio de la salud física y mental de los trabajadores.

Henry Gantt, por su parte, centró su atención en la selección de los trabajadores y en la cooperación entre éstos y la administración. Aunque apoyó eficazmente en los trabajos de Taylor fue mucho más cauteloso que éste en el desarrollo de sus principios administrativos. Insistió en la necesidad de desarrollar una mutualidad de intereses entre la administración y los trabajadores y subrayó su apreciación de que en todos los problemas de la administración el elemento humano es el más importante. Sin embargo, sus principios también fueron criticados por ser más mecanicistas que humanistas.

Harrinton Emerson, de igual forma, se apoyó en los trabajos de Taylor, no obstante sus principios administrativos fueron más concretos al insistir en que el objetivo de cualquier organización era lograr la eficiencia.

Henry Ford buscó siempre una constante perfección en sus métodos, procesos y productos. Sin duda, sus principios administrativos revolucionaron la industria de mediados de siglo y dieron la pauta para el surgimiento de la administración moderna.

Henry Fayol se preocupó por definir las funciones básicas de la empresa, el concepto de administración y el desarrollo de los principios administrativos. A partir de sus trabajos se formuló la Teoría de la Organización, en donde el énfasis en la estructura hace que la organización sea entendida como una disposición de las partes (órganos) que la constituyen. Sus principios se orientaron al campo de la organización.

Mooney, por su parte, ofrece un esquema lógico de los principios de administración basado en la teoría organizacional, en donde busca establecer relaciones formales entre principios, procesos y efectos.

El trabajo de Urwick se encaminó a la consolidación de principios desarrollados por otros autores, él ayudó a interpretar sus ideas al mismo tiempo que incluyó algunos conceptos personales.

Por lo anteriormente expuesto, aún persiste la duda sobre la validez de los principios de administración que se analizaron en el presente artículo, ya que no existen estudios científicos que corroboren que dichos principios puedan ser aplicados con éxito en cualquier situación en particular.

El enfoque normativo y prescriptivo de la teoría clásica de la administración, visualiza a los principios de la administración como una especie de recetario de cómo el administrador debería proceder ante determinadas situaciones, no obstante lo anterior, tendrán que realizarse investigaciones formales para determinar la validez de tales afirmaciones.

Por último, cabría señalar que los principios de administración no deberían tomarse como verdades absolutas mientras persista la duda de su veracidad, por lo que investigaciones posteriores deberían enfocar su atención hacia la vigencia y validez de dichos principios.

. . . . . . . . . . . . . . .

Bibliografía

Chiavenato, Adalberto (1994). Introducción a la Teoría General de la Administración. 2da. Edición en español. Edit. Mc Graw-Hill, México,
Donnelly. J.H. et al. (1994). Dirección y Administración de Empresas. 8va. Edición, Edit. Addison Wesley, México.
Harrington, E. (1913). The Twelve Principles of Efficiency. Edit. The Engineering Magazine Co., New York.
Fayol, Henri. (1949). General and Industrial Management. Edit. Pitman Publishing. New York.
Ford, Henry, (1923). My Life and Work, New York.
Galván, José. (1985). Tratado de Administración General. Desarrollo de la Teoría Administrativa. Edit. Trillas, Ira. Reimpresión. México.
Gantt, Henry L. (1916). Industrial Leadership, Edit. Yale University Press. New Haven, Conn, Nueva York.
Mooney, James D. (1947). The Principles of organization. Edit. Harper & Row New York.
Koontz, O. y Weihrich, H. (1995). Administración. Una Perspectiva Global. McGraw-Hill, México.
Taylor, W. (1911). The Principles of Scientific Management. Edit. Harper & Bros. New York
Terry & Franklin (1991). Principios de Administración. Edit. CECSA, 7a. reimpresión. México.
Urwick, L. (1944). The Elements of Administration, Edit Harper & Bros. New York.

. . . . . . . . . . . . . . .

Acerca del autor

Héctor Francisco Macías Díaz
Doctor en Administración de Organizaciones por la UNAM , con Maestría y Licenciatura en Administración. Actualmente es Consultor en las áreas de Alto Desempeño Organizacional y Planeación Estratégica; Investigador Asociado de la Fundación Internacional de Investigación en Ciencias Sociales y Administración; profesor titular con funciones de asesoría y apoyo al posicionamiento del Sistema en la Dirección General de Educación Superior Tecnológica; Profesor de Cátedra del ITESM; Tutor del Programa de Doctorado en Administración de la UNAM ; y, Catedrático de nivel Posgrado en la UVM-San Ángel.

 

..........